España, cada día más lejos en las apuestas para ganar el Mundial de Brasil

En otros tiempos la Selección española era la favorita para ganar cualquier cita futbolística, incluyendo el Mundial de Brasil de este verano de 2014. Pero en los últimos tiempos han decaído mucho las expectativas sobre el rendimiento de La Roja.

Ni Vicente del Bosque ve favorita a La Roja para ganar este Mundial de Brasil 2014. Es normal hasta cierto punto porque es el seleccionador de ese país, pero la verdad es que los expertos van decantándose poco a poco por otras alternativas más allá de Brasil, la anfitriona y sin duda gran favorita en la cita más grande del fútbol mundial.

En detrimento de los argumentos a favor de España para ganar este campeonato está el hecho de que algunas de sus estrellas no pasan por sus mejores momentos. Los Xavis, Xavi Hernández y Xabi Alonso, están algo mayores y su rendimiento este año ha sido algo bajo. Iniesta no pasa por sus mejores momentos y la delantera ya no es la que era. La otrora delantera titular e intocable, que era de Villa y Torres, hacía que en cualquier apuesta se creyera en victoria española y goles de esta pareja diabólica. Ahora ninguno de los dos sería delantero titular, aunque pueden repetir en la lista.

La defensa también está más floja, aunque Sergio Ramos está en su mejor momento y hay un nuevo compañero para el lateral derecho, el también madridista Dani Carvajal. Jordi Alba y Piqué, que podría no completar esa línea de atrás, no pasan por un buen momento tampoco.

De todos modos, cómo apostar en deportes es un tema que siempre está al margen de lo que los expertos opinan, puesto que luego entra la suerte y la picardía en esto del fútbol. Por ejemplo, Iker Casillas tampoco está estupendo -incluida su pifia en la final de la Champions con el Real Madrid-.

Pero ‘San Iker’ sigue siendo mágico y podría echar atrás cualquier apuesta deportiva en contra de España porque sus manos salvadoras son suficientes como para echar por tierra cualquier pronóstico de resultado, ya sea incluso en una hipotética final contra Brasil.