Poker: cuándo saber si continuar con tu apuesta o pasar

Matthew Pitt nos responde qué hacer en esos momentos en los que hay una escalada de apuestas de bastantes fichas en la mesa.

Si nos permitimos el lujo de generalizar, la mayoría de jugadores utilizan las apuestas de continuación con excesiva frecuencia o demasiado poco. ¿En cuál de los dos grupos te encuentras tú? Los jugadores que realizan demasiadas apuestas de continuación simplemente intentan aprovechar todas las oportunidades, sea cual sea la textura de la mesa o el tipo de villanos a los que se enfrentan. Aquellos que raramente emplean las apuestas de continuación suelen hacerlo únicamente cuando conectan con el flop y la conexión es lo suficientemente fuerte. Ambos enfoques son erróneos, ¿pero cuál es el correcto? Como en la mayoría de preguntas relacionadas con el poker, la respuesta es que depende.

Siempre que subes durante el preflop y ven tu apuesta, debes hacerte varias preguntas basadas en la fuerza de tu mano, en la textura del flop y en el villano que va a luchar por el bote contigo. Deberías preguntarte, por ejemplo, hasta qué punto estás conectado con el flop, con qué clase de rango continuará tu adversario, cuál es la textura del flop y cuántos turn pueden permitirte apostar y seguir con tu mano. Cuando tienes la respuesta a estas preguntas es mucho más fácil decidir si debes realizar una apuesta de continuación o no.

La mayoría de jugadores analizará el flop y verá de forma instantánea si tienen ante sí una oportunidad perfecta o no tienen nada que hacer. Si el flop te ha puesto las cosas de cara, lo más lógico es apostar casi siempre, la cuestión es si la apuesta va a ser importante (en flops húmedos) o si va a ser más baja (en mesas más secas).

El poker puede, a veces, resultar sencillo.

El poker resulta sencillo cuando no dejas de enganchar buenas manos con botes que se han subido. Lo malo es que el número de flops que vamos a dejar pasar es mayor que el número de flops con los que conectamos. ¿Significa esto que debemos tirar la toalla y no realizar apuestas de continuación cuando no tenemos la suerte de cara? Está claro que no. La marca de la casa no es la pasividad.

Si el flop no te viene de cara, no desanimes. Lo que debes hacer es hacerte a ti mismo varias preguntas sobre tu contrario y empezar a pensar en las siguientes cartas. Si el flop no está contigo, pregúntate con qué tipo de rango de cartas va a continuar tu contrario su mano. En muchos casos la respuesta será un rango limitado y, si es así, lo más lógico sería que apostaras. Si tu oponente es de los que ven apuestas con una amplia variedad de manos, para intentar llevarse el bote en las siguientes rondas, tendrás que empezar a planificar de cara al turn y prepararte para tener que disparar dos cartuchos o más para poder ganar el bote.

Si no hay muchas cartas del turn que te permitan continuar si tus contrarios ven tu apuesta de continuación en el flop, la opción más segura es pasar. Podría parecer un movimiento débil, pero es mejor esto que tirar tu dinero. Cuantas más cartas que te permitan lograr una jugada haya, más propenso a apostar debes ser.

Aquí va otro ejemplo. Abres en posición central con At-Qd y un jugador al que le gusta ver el flop ve tu apuesta en la ciega grande. Aparece el flop con Kt-8d-6t. La ciega grande pasa, ¿apostamos? En esta situación, yo apostaría. El motivo no es sólo que lo más posible es que tengamos la mejor mano de toda la mesa, sino que además podemos disparar un segundo cartucho con un gran número de cartas en el turn, incluido cualquier as, cualquier rey, cualquier reina, cualquier trébol y quizás cualquier jota, o incluso otras más. Esto significa que el número de cartas que nos pueden venir de cara en el turn es muy alto, y por lo tanto debemos apostar.

Habrá momentos en los que estarás totalmente bloqueado al tomar la decisión y no estarás seguro de qué debes hacer. Normalmente, en estos entornos hay poca diferencia entre pasar y apostar, por lo que ninguna de las dos opciones hará que pierdas demasiados activos. Estos entornos no suelen ser demasiado comunes, especialmente si te haces las preguntas que hemos mencionado anteriormente en el artículo.

No te acostumbres a realizar apuestas de continuación todo el tiempo, pero tampoco te ciñas a jugar el flop tímidamente. No dejes de pensar, no dejes de analizar y haz que tus oponentes tengan dudas importantes sobre tu mano.

(Nota de prensa Betfair.es)