La dificultad de las apuestas en La Liga

La jornada 14 de La Liga ya ha acabado y nos ha dejado unos partidos de resultado muy incierto, que demuestran la dificultad de las apuestas deportivas a esta competición. Las mejores casas de apuestas del sector lo saben, y ofrecen a menudo promociones para intentar ayudar a los usuarios, especialmente combinadas donde te devuelven el dinero en caso de fallar un pronóstico.

Factor cancha, clave

El factor cancha como se denomina comúnmente puede ser crucial en un partido de La liga. A pesar de las medidas de la competición para que todos los campos sean iguales, vemos un ejemplo claro en el Getafe, con un césped más que polémico, o estadios como los del FC Barcelona o Real Madrid que imponen mucho respeto a sus rivales.

Además, hay estadios con características complejas. Frío (Butarque), afición que aprieta (Sevilla o Betis), diferentes medidas (como Ipurúa por ejemplo). Sin duda los equipos lo saben y para lograr sus objetivos tratan de obtener el mejor rendimiento posible cuando juegan como locales.

Grandes desigualdades que se equiparan con intensidad

Si hay algo característico también de La Liga son las grandes desigualdades que hay entre los equipos de arriba y los de la mitad de la tabla. Ya ni digamos los de la zona baja de la tabla. Por ello es habitual ver como equipos de la talla de Real Madrid y Barcelona apenas pierden 5-10 partidos en toda una temporada. Pero, es un factor totalmente impredecible. A menudo observamos equipos que malas dinámicas, como el Athletic Club de Bilbao esta semana, que obtienen buenos resultados y hacen buenos partidos frente a los equipos grandes. Sobre todo, si hablamos de partidos en los estadios pequeños de La liga, donde los equipos humildes siempre salen al 200% en este tipo de encuentros.

Los partidos europeos pueden ser determinantes

La famosa “resaca europea” también puede ser determinante para los partidos de Liga. Sobre todo, si hablamos de los equipos que disputan la Europa League. Viajes largos, partidos jugados de noche, y apenas tienen tiempo para preparar el próximo partido. La Champions League también puede pasar factura a estos equipos. El cansancio físico hace mella, y las rotaciones están a la hora del día, y eso puede mermar el rendimiento del equipo o, por el contrario, reservar a los mejores jugadores para la Liga y utilizar las rotaciones en la Champions.

Todo ello hace que los partidos, alineaciones y tácticas sean totalmente imprevisibles, así como los resultados. Últimamente cada vez es más difícil ganar un partido, y las sorpresas están a la orden del día. Por ello, esta competición que tanto gusta a los aficionados al fútbol tiene una complejidad muy grande para los apostadores.